VACUNACIONS MASSIVES
22440
single,single-post,postid-22440,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-4.10,vc_responsive
 

VACUNACIONS MASSIVES

25 Mar VACUNACIONS MASSIVES

VACUNACIONS MASSIVES . Sant Ignasi de Loiola

VACUNACIONS MASSIVES
I la solidaritat global, on és?

Si no hi ha més entrebancs, després de Setmana Santa, tots a vacunar-se! Sembla que aquesta és la última. El Departament de Salut ja anunciat que habilitarà grans superfícies per fer-ho. El Camp Nou, la Sagrada Família, el Palau de Congressos en son els candidats. Un cop superat l’escull al voltant de la vacuna d’AstraZéneca (ara ja he après a escriure-ho bé) s’ha reprès la vacunació d’abans.

El tema de les vacunes porta i portarà cua. Alguns sospiten que tot el que hi ha al darrera d’aquesta vacuna d’Òxford és una mica fosc. Pel fet de ser anglesa es sospita que el Brèxit “plana” per sobre. També s’han donat alguns fets sospitosos, que apunten a interessos amagats. La partida que anava a Austràlia i que el govern italià va aturar, l’entrega a països que paguen millor, com Israel… Ara s’ha descobert una partida de 3 milions d’aquestes vacunes amagades! Una mica fosc tot plegat. No hi ha dubte que els interessos hi son, que van des de les farmacèutiques als països que les produeixen.

Del que tampoc hi ha dubte és que els qui sempre surten perdent: els més pobres. Als països amb menys recursos, la vacuna “no hi és ni se l’espera” fins d’aquí un temps… La solidaritat entre països, de la que tant es parlava, brilla per la seva absència… Tot hi haver-hi alguna excepció, la globalització no afecta a la solidaritat.

Estem a punt d’entrar a la Setmana Santa. Sembla que aquest cop la podrem celebrar amb més o menys normalitat. Celebrem que Jesús, amb la seva mort i resurrecció, salva la humanitat. Escoltarem del profeta Isaïes aquella frase tan impressionant: “les seves ferides ens curaven”. I escoltarem també: “Déu estima tant al món que entrega al seu propi fill”. Déu vol que tothom se salvi. Nosaltres formem part d’aquesta salvació. Una bona oportunitat per prendre’n consciència i “passar-ho” al nostre voltant.

Xavier Moretó, rector.

 

1Comentari
  • Guillermo Lázaro Gay
    Publicat 11:31h, 26 marzo Responder

    Hablemos, pues de la salvación. Ya hice un comentario para la homilía del domingo 14 de este mes de marzo, a la que esperaba alguna reacción, porque era “fuerte”, podríamos decir. Saco la conclusión de que, o nadie lee estos comentarios, o que a nadie le importan. No me extraña porque lo que digo vale poco realmente, pero por eso cito, a veces, opiniones de gentes que saben mucho más que el que esto escribe.
    De la salvación puede escribirse, y se ha escrito mucho, desde si, y cuales, y cómo, las religiones pueden ser caminos de salvación, hasta cuestionar si la salvación existe. Y es lógico que sea así porque es lo más, quizás lo único, importante que hay para el hombre: qué pasa, si es que algo pasa, después de la muerte. Hasta el punto de que Ratzinger escribía que “una filosofía que no pregunta ya, quienes somos nosotros, para qué existimos, si existe Dios, y si hay vida eterna, ha abdicado de ser filosofía” (Ratz. “Fe, verdad, tolerancia” Ed. Sígueme, p.181). Afortunadamente la fe, aceptada de una vez por todas, nos da respuesta precisamente a cada una de las cuestiones expresadas. Al hombre le gusta, se siente irresistiblemente atraído a hurgar en el misterio. De niño destripa el juguete que nunca más volverá a funcionar, para ver cómo estaba hecho. De mayor quiere entenderlo todo, y eso está bien, me parece, siempre que se sepa aceptar el misterio y respetarlo. Sabemos lo que somos: Criaturas de Dios hechos a su imagen y semejanza. Capaces de conocerlo, no de comprenderlo en su infinitud. Existimos para cumplir su voluntad en la tierra, servirle y adorarle, y después de la muerte, gozar en el cielo, o sea junto a Él, de su visión y su plenitud, por los méritos de la encarnación, vida y pasión de nuestro señor Jesucristo (Curiosamente, acabo de leer en un periódico de hoy una entrevista a una mujer (no quiero dar pistas), que confiesa haber venido al mundo para componer canciones y cantarlas. Ni sé quién es ni qué es lo que canta. Nada que decir: los pajarillos también cantan la gloria de Dios. Luego mueren De hecho todo, lo que existe canta la gloria de Dios, aunque alguien desafine). ¿Qué cómo se realiza todo eso que decía antes? Bien, aquí viene la labor de los teólogos que nos lo explican y puntualizan, aunque en último término, hayan también de confesar su ignorancia. ¿Son pocos o muchos los que se salvan? En todo caso, la salvación no será lograda por nuestro esfuerzo, sino por la fe en Cristo tanto mayor cuanto mejor lo atestigüen nuestras buenas obras, y la rectitud de nuestra vida que no deja de ser una obra continua. Esta es nuestra responsabilidad: Persistir en muestra nueva existencia, después del bautismo, «de hombre nuevo, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad». (Ef 4,22-24).
    G.L.

Escriu el teu comentari