Un Nadal de M... Malgrat tot celelbrem el Nadal
22230
single,single-post,postid-22230,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-4.10,vc_responsive
 

Un Nadal de m…

16 Dic Un Nadal de m…

Coronavirus. Un Nadal de M...

UN NADAL DE M…
Malgrat tot, celebrem el Nadal

Ahir vaig escoltar i veure per a tele una entrevista a un epidemiòleg –i matemàtic, dels qui fan previsions– que deia sense embuts que ja estem en la tercera onada, que el tercer rebrot ja el tenim aquí. Certament, l’índex de contagi torna a estar per sobre de l’1. Mal símptoma. Ell era partidari de confinar-nos un altra cop com al Març, si més no a endurir les mesures de protecció. De fet, d’altres països com França, Alemanya, Bèlgica, Països Baixos i Itàlia ja ho estan fent a partir d’avui. La crida –certament emotiva– de la Cansellera Mèrkel ha fet el seu efecte i alemanya –com  a referent i motor d’Europa– “tira” molt. El problema és que aquests països –excepte Itàlia– tenen recursos per compensar les pèrdues econòmiques que genera un confinament més estricte i nosaltres no… El cas és que em va sorprendre la contundència del metge en qüestió però encara més quan va dir que hem d’acceptar que aquest Nadal ja no seria com els altres, concretament va dir: “hem d’acceptar que aquest Nadal serà un “Nadal de merda” –literal– però que ens hi va molt” Un Nadal de merda… Si? De debò? “Ho serà per la gran majoria –vaig pensar– però pels cristians també?” Jo crec que no, si més no, no ho hauria de ser…

Per Nadal –ja us ho vaig dir en d’altres ocasions– celebrem una cosa molt més gran. Encara que no ens reuníssim les famílies, encara que no puguem fer Reis, encara que no poguéssim anar a la missa del Gall –que també podria ser tal com van les coses– hauríem de celebrar el Nadal. Per Nadal celebrem que Jesús va venir i segueix venint a nosaltres cada dia.

Jesús els hi diu als seus deixebles: “no tingueu por. No us deixo sols. Jo seré amb vosaltres, fins a la fi del món” Encara que puguem pensar que el món s’acaba –si més no, tal com era abans de tot això– Ell és amb nosaltres. Tinguem fe, no perdem l’esperança… i celebrem, malgrat tot, el Nadal també aquest any!

Xavier Moretó, rector.

 

 

 

1Comentari
  • Guillermo Lázaro Gay
    Publicat 11:39h, 17 diciembre Responder

    NUESTRA ALEGRÍA
    Tiene mucha razón el mosén. Lo hemos cantado muchos domingos “La nostra alegría ningú no ens la prendrá”, (perdonadme la ortografía, si acaso). Nuestra alegría tiene raíces muy hondas. Llegan no sólo a 2000 años atrás, cuando Cristo nace y vive, muere y resucita, sino hasta la época de los Patriarcas, de Abrahán de Isaac y de Jacob que recibieron la promesa. Llevamos miles de años de alegría. No nos la ha quitado nadie. Los cristianos tenemos una larga experiencia de sufrimiento. Hemos sido lapidados, asaetados, crucificados, decapitados, desgarrados por fieras, hemos ardido como antorchas, asados en parrillas, sometidos a toda clase de tormentos, fusilados en las tapias de los cementerios, en las playas o en las cunetas de las carreteras. Pero seguimos alegres. Nuestra alegría tiene un fundamento más sólido que la roca más compacta: la resurrección de Cristo. Él nos salva. Nuestra gloria será eterna. Éste, no era nuestro mundo. Hemos sido creados para la eternidad, a imagen de Dios hemos sido creados, y no moriremos para siempre.
    La Navidad siempre ha sido una fiesta agridulce para los mayores: demasiadas sillas vacías, demasiadas ausencias. Mientras hay niños, su alegría y su ilusión, mitigan el dolor de nuestros recuerdos. Cuando los niños ya dejaron de serlo, su amor nos conforta. Cuando todo falta siempre queda el recuerdo de los tiempos pasados y el consuelo divino.
    La situación actual es triste evidentemente. Para los que la sufren en sus propios cuerpos, para sus familiares, para los que ya lloran a sus víctimas. Y para los que a causa de las circunstancias no pueden reunirse. Pero quizás es hora de superar esa necesidad de contacto. Es muy primitivo eso…muy animal… si puedo decirlo. Podemos refugiarnos en el espíritu, sabemos que los que estemos separados, pensaremos los unos en los otros y, juntos, tejeremos una red de sentimientos afectuosos, tan real como pueda serlo el más apretado de los abrazos. Para celebrar la navidad no hace falta tanto jolgorio: un pequeño Belén, unas velas, una comida un poco distinta si se quiere, y un poco de turrón, por respeto a lo tradicional. Y cada uno un momento, un pensamiento, para el Misterio que conmemoramos, maravilloso derroche de amor, Dios como nosotros y entre nosotros.
    G.L.

Escriu el teu comentari