I vosaltres, qui dieu que soc?
22689
single,single-post,postid-22689,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-4.10,vc_responsive
 

I vosaltres, qui dieu que soc?

12 Sep I vosaltres, qui dieu que soc?

I vosaltres, qui dieu que soc?

Diumenge 12 de Setembre de 2021, Diumenge XIV de durant l’any. Mc 8, 27-35

“I vosaltres, qui dieu que soc?”
De què ens salva Jesús?

La Paraula que escoltem aquest diumenge ens parla d’entrega, de donació. És el que Jesús va fer tota la vida, fins al final. Però aquesta realitat tan pròpia del cristià –perquè en ve d’Ell– ens costa d’acceptar i, encara més, de viure. Per què? Certament, el nostre mon no acompanya gaire… En l’evangeli de Joan, Jesús prega al Pare poc abans de morir –l’anomenada pregària sacerdotal– i diu: “Pare, prego per ells. No son del mon però estan en el mon…” Un mon amb una clara tendència a l’individualisme, a “mirar-se el melic” i també a viure “el moment”, a passar-s’ho bé… i a no fixar-se gaire en el patiment i la mort, malgrat que, certament, hi son. Un mon que mira de guardar la pròpia vida i a “mirar cap un altra cantó” davant les grans qüestions. Un mon que defuig la creu, que no hi vol ni pensar… Nosaltres estem enmig d’aquest mon. I Jesús va i ens diu: “qui vulgui ser deixeble meu que carregui amb la seva creu i em segueixi” I encara més: “qui vulgui guardar la seva vida, la perdrà…” Un escàndol pel nostre mon… Amb raó, a voltes, ens tracten de beneits, d’anar “amb el lliri a la ma”!

Avui, a l’evangeli, surt un altra cop Pere. Estan a Cesarea de Felip, el lloc on Jesús el designà com a cap de l’Església. Però a l’evangeli de Marc, en lloc de la institució de Pere, hi surt un anunci de la passió. Pere fa la seva professió de fe –“tu ets el Messies” – a pregunta de Jesús: “I vosaltres, qui dieu que soc?”. Tanmateix, després de dir-los que no ho diguin a ningú (?) els diu –“amb tota claredat”, apunta Marc–: “el Fill de l’Home serà entregat i morirà” però afegint: “i al tercer dia ressuscitarà”. És lògic que Pere no ho acceptes. Tampoc ho faríem nosaltres. Com podia passar-li això a Jesús! Ell que havia fet tant de bé, que tenia tants adeptes, tant d’èxit. Pel que fa a la resurrecció, era normal que no ho acceptes. Probablement ni el va escoltar… En general, els jueus no en parlaven. Pocs textos de l’Antic Testament –la Torhà per a ells– en parlen. Però lo més sorprenent és la reacció de Jesús: “fuig d’aquí, Satanàs! No penses com Déu sinó com els homes!”

Aquí hi ha un missatge clar: no podem parlar de resurrecció sense creu.  D’aquí el “no ho digueu a ningú”. Encara no havien passat per la creu. És més, si no acceptem les nostres creus i aprenem a portar-les no entendrem res!. Val a dir, de passada, que portar la creu no és resignar-se. Això no és cristià, malgrat que alguns cristians ho diguin sovint… I d’aquí les frases lapidàries del final sobre el seguiment de Jesús i guardar-se la vida per a un mateix. I és que en aquesta actitud ens hi juguem molt. Si no prenem consciència de les nostres creus –les nostres mancances, defectes, contrarietats, egoismes– o si no seguim el seu camí de donació, de sortir de la nostra comoditat, no podrem prendre consciència de la salvació. Perquè a la pregunta “qui dieu que soc?” li podria seguir un altra no menys important: “de què ens salva Jesús?” Ho sabem? Nosaltres no podem mirar cap un altra cantó…

Xavier Moretó, rector.

 

 

 

 

1Comentari
  • Guillermo Lázaro Gay
    Publicat 18:14h, 15 septiembre Responder

    En esta homilía, se tocan muchas cosas, todas muy jugosas para comentar, que harían esto impertinentemente largo. Espero que no sea así.
    RESIGNACIÓN: Me gustaría distinguir. Creo que hay dos conceptos: Resignación y Resignación cristiana, que son cosas distintas. La resignación frente a males que tienen remedio, ciertamente no es cristiana. El cristiano debe hacer lo posible para que desaparezca el mal. Esto es aplicable a los que pudiéramos llamar males o injusticias sociales, aunque siempre subsistirá el problema de la forma de cómo se hace sin crear otros males mayores.
    La resignación cristiana es una virtud, y se manifiesta en la aceptación de la desgracia cuando nada se puede hacer para remediarla, al menos a nivel personal, y puede frecuentemente incurrirse en error cuando se usa la expresión que relacione la desgracia con la voluntad divina, pues Dios no puede querer el mal para nadie, aunque lo permita. Un caso evidente es el dolor producido por enfermedad tratada con poco éxito o incurable, en uno mismo, o en el prójimo. o la resignación ante la muerte de un ser querido. De todas maneras, se sobrentiende que “aceptar la voluntad de Dios” incluye ese matiz de aceptar lo que Dios permita, aunque no lo quiera. Posiblemente, aunque no lo se, ese sentido esté presente en el “Hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo”, pues sabemos que, al menos en la tierra la omnipotencia divina está limitada por el respeto a la libertad humana y a las leyes naturales.
    DE QUÉ NOS SALVA EL SEÑOR: Evidentemente del pecado, del mal, de nuestros pecados, y de sus consecuencias. Antes, en la misa, se decía y se decía muy bien, después del Padrenuestro “Líbranos de todos los males pasados, presentes y futuros”. Sabios doctores tiene la S.M.I. y en el Concilio, mutilaron la oración. Sus razones debieron de tener, pero no las se. En todo caso la salvación del señor restablece el orden moral de la humanidad y del universo trastocado por el pecado. La lucha contra el mal durará hasta la segunda venida del Señor cuando, vencido aquel, entregue al Padre las llaves del Reino (1 Co: 15,24-27)
    CRUCES Y DONACIÓN: Tomar la propia cruz y seguir a Jesús es el seguimiento cristiano del Señor. De las muchas clases de cruces que debemos arrastrar en esta vida ya se escribió en otra ocasión, pero de otra manera. Aquí aparece otro matiz, nuestras imperfecciones, nuestro egoísmo, todo lo que nos impide las entrega a los demás, nos separa del camino que siguió Jesús en su vida terrena. Si seguir a Jesús es hacer lo que Él hizo, su vida fue entrega total. Cada uno puede pensar cómo y de qué manera puede hacerlo él en sus circunstancias, y, a nuestro alrededor, se ve y se oye de gentes que en oenegés o en otras asociaciones laicas o confesionales lo han conseguido. Son personas afortunadas, y no importa si con ello satisfacen o no una inclinación natural, por ser de suyo extrovertidas y generosas. Es problema de los demás encontrar la forma de darse, acorde a sus condiciones.
    ¿QUIEN DECIS QUE SOY YO?: A esa pregunta los católicos tenemos poco donde elegir, desde hace muchos siglos, unos cuantos concilios, y las correspondientes definiciones, sin convertirnos en herejes. Aunque, a decir verdad, una cosa es decirlo y otra entender lo que se dice: por eso se habla del Misterio de Jesús, porque lo qué Jesús es, está claro, aunque no se entienda cómo puede ser. Por cierto, sobre este asunto hay una Declaración, ya algo antigua (1972) de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Mysterium Filii Dei, editada por Ediciones Palabra con traducción de Juan José Espinosa, un prólogo de Antonio Cañizares Obispo de Ávila de 1992, una Introducción del cardenal J.Ratzinger de 1992, tan interesante como la Declaración, y comentarios por Charles Boyer S.J. (Salvaguardia de laFe), Umberto Betti O.F.M. (Inmutable Profesión de Fe), y Jean Galot S.J.(El Derecho del Pueblo Cristiano a recibir la Palabra de Dios). Esta edición contiene, además, el documento de la Comisión Teológica Internacional “La conciencia que Jesús tenía de sí mismo y de su misión “y otro de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe, “Cristo presente en la Iglesia”. (Este libro de Ediciones Palabra, con el título «El Misterio del Hijo de Dios»; es accesible en la red, subido desde la Biblioteca central de la Pontificia Universidad Católica del Perú, si no ha sido retirado. La Declaración, por supuesto, se puede encontrar sin duda, fácilmente,, en la web vaticana).
    G.L.

Contestar abajo Volver