Homicat Qui m’ha tocat?
22606
single,single-post,postid-22606,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-4.10,vc_responsive
 

Homicat Qui m’ha tocat?

29 Jun Homicat Qui m’ha tocat?

homicat Sant Ignasi de Loiola

Diumenge 27 de Juny de 2021, Diumenge XIII del temps ordinari. Mc 5, 21-43

“Qui m’ha tocat?”
Els signes de Jesús son anticipació d’un mon nou

Seguim contemplant en l’evangeli el missatge i la vida de Jesús. Avui el veiem entre la gent, deixant-se tocar i encerclar. “Qui m’ha tocat?” diu als seus deixebles. “Però si la gent us empeny per tot arreu!” Com quasi bé sempre, els deixebles no acaben d’entendre… Alguna cosa havia passat amb aquella dona. Jesús ho sap i ella també…

Jesús s’arrisca, vol estar a prop de la gent i es deixa tocar. Ell toca a les persones i les persones el toquen. Tocar i deixar-se tocar era arriscat en aquell temps. La llei de la puresa i la impuresa –la trobareu en el llibre del Levític– prohibia tocar als malalts i als morts. També prohibia entrar a casa d’un pagà. El càstig era quedar impur per sempre… Una persona impura ja no podria accedir al culte, no podia entrar al temple, quedava  exclòs… Jesús es salta olímpicament la norma. Ell vol fer el bé a la gent i, si cal, passa per sobre de la llei, una llei que, dit de passada, era clarament injusta. Generava marginació i menyspreu, sobretot dels més pobres. Avui en diríem que Jesús practicava la desobediència civil i religiosa… Aleshores no hi havia diferència.

La gent se li atansa i el vol tocar. “Ni que només li toqui el vestit em posaré bona” pensa la dona que patia pèrdues de sang. El cap de la sinagoga, en canvi, tira més pel dret i li demana a Jesús que vingui a curar a la seva filla. Ambdós s’apropen a Jesús amb fe i Jesús actua. Els signes que Ell fa son anticipació d’un món nou, on ja no hi haurà més patiment ni més mort. Déu no vol ni l’un ni l’altra (1ª lectura d’avui, del llibre de la Saviesa)

Tanmateix, els seus signes no son ni evidents ni demostrables. Per entedren’s, no podríem fer-ne una pel·lícula… Només s’adonaven els qui els veien amb els ulls de la fe. Jesús actua amb discreció i humilitat. No vol ser mal interpretat. La espectacularitat no és lo seu. Tampoc s’avé amb l’estil de Déu. Ell es manifesta en la normalitat de la vida.

Allà és on el trobarem, sempre i quan sapiguem també nosaltres posar-nos les “ulleres” de la fe.

Xavier Moretó, rector.

 

 

 

 

 

1Comentari
  • Guillermo Lázaro Gay
    Publicat 12:37h, 29 junio Responder

    LAS GAFAS

    !Las gafas de la fe que nos hacen ver todo lo que acontece de una forma distinta.¡ Nos hacen mucha falta tales gafas, y no solo las necesitamos, sino que , como las otras, tenemos que renovarlas con el paso de los años si queremos que nos sigan sirviendo. Curiosamente la fe es como un bien perecedero. No basta con su adquisición una vez en la vida. Hay que cuidarla, mantenerla, renovarla. No puede pretenderse que la forma de creer infantil sea de alguna utilidad para la vida adulta, y aún menos para la vejez. Esta última es una fase interesante y que quizás por razones utilitarias ha merecido poca atención. El viejo oscila entre el infantilismo y el escepticismo. Ha vivido demasiados entusiasmos con los consiguientes desengaños, ha creído en demasiados ídolos para poder seguir creyendo en cualquier cosa. Eso le hace antipático y lejano a los entusiastas del momento y poco útil para las comunidades de cualquier signo. Al mismo tiempo su vida sin prisas le permite asombrarse ante pequeñas cosas que puede apreciar con ojos de niño, descubre nuevas maravillas en la contemplación de nimiedades que le recuerdan momentos olvidados de su vida pasada, y se vuelve indulgente e irónico, con ciertas recreaciones “novedosas” de la vida actual.
    En cuestiones religiosas, de fe, tiende a la simplificación. Sólo una cosa importa, qué le sucede después de la muerte. Esto es, a la vez, su única esperanza y su máxima tentación. Porque ¿no será acaso insensato orgullo pensar que el hombre va a escapar a la ley universal de la muerte y la destrucción? Cuando el fin de su vida se aproxima arrecia el acoso de la duda, y cobra valor el hábito de la fe profesada y cultivada, rogada, y, no lo olvidemos, gratuitamente donada: El Dios personal creador, la redención por el Hijo, la santificación por el Espíritu, convertidos en vivencias son los valores a los que aferrarse. Esto exigirá, es posible, una fe más intelectualizada, menos sentimental, por ello nos harán falta las gafas para viejo y deberemos dejar las de niño junto con muchos otros recuerdos. El problema persiste, volviendo al principio: ¿Dónde se adquieren esas gafas, a quien interesa ofrecerlas, con tan escasa rentabilidad? En un comentario anterior, se hablaba de la pastoral de los adultos, de los padres, a propósito de su influencia en la transmisión de la fe. Siento que no mereciera ninguna alusión, como tampoco, estoy seguro, la merecerá este escrito. Creo , de verdad que estas páginas no se leen. No se releen las Homilías, y es una pena, ni estos comentarios, lo que sería menos lamentable desde luego, pero que permitirían una virtual sección de actividad parroquial.
    G.L.

Escriu el teu comentari