D’on li ve tot això?
22615
single,single-post,postid-22615,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-4.10,vc_responsive
 

D’on li ve tot això?

07 Jul D’on li ve tot això?

D’on li ve tot això? Sant Ignasi de Loiola

Diumenge 4 de Juliol de 2021, Diumenge XIV del temps ordinari. Mc 6, 1-6

“D’on li ve tot això?”
Ell és enmig nostre

Seguim contemplant en l’evangeli d’avui el missatge i la vida de Jesús. Seguim veient com Jesús fa el bé, curant als malalts i anunciant la bona nova del Regne, però també seguim adonant-nos de la incomprensió que l’envoltava, àdhuc de part dels seus. “D’on li ve tot això? No és el fill del fuster, el fill de Maria?” L’evangelista Marc afegeix lacònicament: “i no va fer gaires miracles…” Marc també posa un altra frase colpidora: “el sorprenia (a Jesús) que no volguessin creure…” De ben segur que també el posaria una mica trist…

Els seus no el coneixien… Creien que si, però no. Això esdevé un veritable prejudici. Jesús els hi diu clarament: “cap profeta és ben rebut a casa seva”. La proximitat esdevé, per tant, un obstacle. Deuria ser dur per part de Jesús que els seus fossin els primers que el rebutgessin. Però d’aquest fet es desprèn un altra tret característic de l’apòstol i de la pròpia Església: la intinerància. Ens diu l’evangelista: “…i anava per d’altres pobles i ensenyava”. Podem pensar que Ell ho va anar descobrint, que va anar desvetllant quin havia de ser el seu estil, el seu camí, a mesura que anava encaixant situacions com aquesta…

Tanmateix, el que més sorprèn és que també els seus deixebles tinguessin la mateixa actitud de incredulitat, si més no al principi. Tampoc ells l’acabaven de conèixer, malgrat que havien conviscut amb Ell.

Tot un advertiment també per a nosaltres. Els cristians ens hauríem de preguntar, de tant en tant, qui és Ell. Potser Jesús s’ha convertit en una figura del passat, en un concepte après o en un personatge de la història. Però nosaltres diem que és viu enmig nostre!

On és Jesús? I encara més, com van dir-los als deixebles de Joan Baptista després de preguntar-li: “on us allotgeu?” I Jesús els hi va respondre: “veniu i ho veureu” Son les primeres paraules de Jesús en l’evangeli de Joan.

Xavier Moretó, rector.

 

 

 

 

 

 

1Comentari
  • Guillermo Lázaro Gay
    Publicat 11:20h, 13 julio Responder

    PROFETA EN SU TIERRA
    Creo recordar que a propósito de esto el mosén hizo unas reflexiones que no se recogen en este resumen. Quizás fuesen palabras del domingo anterior, cuando Jesús manda a sus discípulos de dos en dos a la misión. Alentaba a continuar con la predicación a pesar de la incomprensión, o del rechazo, sin que el temor al fracaso nos hiciera desistir. Me parece un consejo muy oportuno ahora en que, cada vez más, la gente perece alejarse de la iglesia. (En una Vanguardia reciente, un artículo de nuestro cardenal arzobispo emérito Luis Martínez Sistach trataba del destino que podría dársele a tantas iglesias sin culto, pero esto es otro tema). Volviendo a él de la predicación, creo que, en la forma que se quiera, la propagación de nuestra fe entre la gente que nos rodea es necesaria, urgente, y debería ser útil, para ella y para el, llamémosle, predicador. A propósito de ello, una primera advertencia: No se trata tanto de predicar, todos estamos un poco hartos de que nos prediquen desde todos los púlpitos. Pues eso: el mejor apostolado, ¡hermosa palabra!, es el testimonio, el ejemplo. Y sí, también la palabra cuando convenga. Y si el “apóstol” es medianamente consciente, eso será un acicate para su propio perfeccionamiento. Y aquí, una segunda advertencia contra la falsa modestia: Recordemos el consejo evangélico “Brille así vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mt, 5,16). La vida cotidiana también es una obra evidentemente, y como tal, puede ser buena, mala o mediocre.
    DONDE TE ALOJAS
    ¿Dónde se aloja Jesús hoy? Hay una respuesta que siempre queda bien: Entre los pobres, allí donde hay un pobre, una persona que sufre, allí está Jesús. No lo voy a negar. Es seguramente cierto. Pero como corresponde a la infinita grandeza de Jesús, esa respuesta sería incompleta. Porque, creo que Jesús está también en el corazón de toda persona que lo ama, o que, desde su insuficiencia, lucha por amarle. También está, él lo dijo, entre los cristianos cuando se reúnen para rezar. Está, especialmente, sacramentalmente, en el Sagrario de nuestras iglesias, esas que, por falta de seguridad, no pueden hoy permanecer abiertas. (Hubo un tiempo, lo recuerdo por si alguna persona joven lee esto, en que sí que lo estaban, todo el día, en muda invitación).
    LA ITINERANCIA
    Jesús caminaba. Buscaba a los hombres. Caminaba y oraba. Parece como si el caminar fuera la forma más eficaz de encontrar a Dios. Israel caminó cuarenta años, trabajando su fe. Quien sea aficionado a la montaña, digo montaña, no “costellada”, comprenderá fácilmente el aspecto espiritual de los grandes recorridos. Cuando había oyentes, Jesús predicaba. Cuando no, instruía a sus discípulos, a los que iban con él. No se tiene noticia de que predicase en el desierto. Tampoco esto debería descorazonarnos.
    G.L.

Escriu el teu comentari