Homicat 8 novembre 2020
22141
single,single-post,postid-22141,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-4.10,vc_responsive
 

Homicat 8 novembre 2020

08 Nov Homicat 8 novembre 2020

20201108 Homicat Sant Ignasi de Loiola

Diumenge 8 de Novembre de 2020, 31è del temps ordinari. Mt 25, 1-13
“L’espòs és aquí. Sortiu a rebre’l!”

L’homilia d’avui ens parla de l’actitud de vetlla, bàsica en el cristià.

L’evangeli d’aquest diumenge és un d’aquells evangelis que te el risc de interpretar una cosa que no és, si més no de fer-se una pregunta inadequada. L’escena és coneguda. Unes noies esperen que vingui el nuvi. Ho fan amb unes llànties. Era la costum de l’època. El cas és que el nuvi triga –aquí acostuma a ser la núvia la que sempre fa tard– i els hi ve son. Totes s’adormen esperant-lo. Pel que sembla unes son previsores i es porten una ampolleta “extra” d’oli mentre que les altres no. La tardança les fa patir. “Tindrem prou oli quan arribi el nuvi?” Llavors les no-previsores –desassenyades diu l’evangeli– els hi diuen a les altres: “deixeu-nos una mica d’oli del vostre”. I aquí ve la pregunta: “no els hi podien haver donat un mica del seu?” i aquesta no és la qüestió. Una pregunta que ens pot fer mal-interpretar la paràbola. No es tracta d’un problema de insolidaritat. El missatge és un altra. El centre està en la previsió, no en la poca solidaritat. Ser previsors, estar preparats, ben disposats, a punt. Per això el fragment acaba dient: “vetlleu, per què no sabeu ni el dia ni l’hora”. I d’aquí un altra pregunta –aquesta més adient–: què vol dir estar a punt en la nostra vida cristiana?

Hi ha moltes coses que podem fer per estar a punt: informar-se, formar-se, escoltar, observar. Una manera de estar ben disposats/ades pot ser mitjançant la pregària. Dedicar un temps a la pregària personal ens pot ajudar a estar a punt. Pregar és molt més que demanar i donar gràcies com ens ensenyaren de petits. Pregar és entrar en comunió amb Déu. Jesús mateix hi dedicava molta estona a la pregària. Els evangelis ens diuen que, a voltes, pregava –tot sol i en un lloc apartat– tota la nit, sobretot abans dels moments importants, com, per exemple, l’elecció dels dotze… I és que la pregària pot esdevenir un lloc de discerniment, un espai per conèixer què hem de fer i quan ho hem de fer…

L’actitud de vetlla és bàsica. És la que ens permet, no només estar a punt sinó també al dia, actualitzats. I de l’actualització al canvi. Si s’escau hem d’estar disposats a canviar per millorar, per ser més fidels. És la conversió, tan típica del cristià.

Xavier Moretó, rector.

 

 

 

 

1Comentari
  • Guillermo Lázaro Gay
    Publicat 18:48h, 12 noviembre Responder

    NECIAS Y PRUDENTES
    Es verdal que aquí no se trata de eso, pero desde luego muy generosas no fueron las prudentes. Lo que yo no entiendo es por qué tanto las necias como las prudentes no apagaron las lámparas mientras esperaban.
    La cuestión, como se dice es otra. Es “Estar listos”. Estar listos, a punto, preparados para cuando venga el Señor o para cuando el Señor nos llame. No se trata solo, que también, de “que nos coja confesados”, como se dice popularmente, con popular discernimiento, sino de algo, o mucho más. En la homilía se proponen varias cosas. Quiero comentar dos: actualizarnos y rezar.
    La actualización de nuestra fe se puede entender de varias maneras: analizar lo que sucede a nuestro alrededor a la luz de nuestra fe, o actualizar nuestra fe un tanto infantil y entender mejor lo que creemos. Esto hoy día, es inexcusable. Hoy hay fácil acceso a encíclicas, declaraciones, documentos conciliares, escritos de teólogos etc. y a una serie inmensa de libros y páginas católicas de divulgación a todos los niveles. Un PC o una simple tablet y un acceso a internet basta para ello. Ciertamente el saber más no nos salvará. Pero nos ayudará a ver los fundamentos de nuestra fe, y la seriedad del compromiso cristiano. Y aprender más sobre nuestra fe, creo que es también un acto de amor hacia Nuestro Señor ya que no aprendo para aumentar mi erudición, sino para entender mejor a Jesús, y es por tanto, en cierto modo, también una forma de orar. No hay que olvidar que todo lo que aquí escribo es solo un parecer bien intencionado, eso sí, pero no sienta doctrina.
    En cuanto a la oración, corre por ahí un libro sobre las andanzas de un peregrino ruso de principios del siglo XX que explica su problema: él quería rezar, pero no sabía cómo hacerlo. Preguntaba a los curas de las iglesias que encontraba a su paso, y todos le hacían grandes alabanzas de la oración, pero ninguno le enseñaba como debía hacerlo en la práctica. Creo que esto en algún modo aún puede pasarnos ahora. Y casualmente (no creo mucho en las casualidades) hace unos días leía un trabajo del todavía cardenal Ratzinger(1) en el que decía y cito muy libremente: No se puede hablar directamente con Cristo, prescindiendo de la iglesia. A orar se aprende orando con otros, con la comunidad. A puro de rezar juntos, uno se confunde en espíritu con la iglesia que a su vez es Cuerpo de Cristo. Se decía antes que uno se hacía “anima ecclesiastica”, encarnación personal de la Iglesia. En esta unión con Jesucristo, se alcanza la identidad de la persona. El don que hay que pedir a Dios es el pneuma, su Espíritu. Menos que eso, no se puede pedir. “Rezar significa, mediante una necesaria transformación paulatina de nuestro ser, ir identificándose con el pneuma de Jesús, ir acercándose al Espíritu de Dios, (¡hacerse “anima ecclesiastica”!) y así, bajo el aliento de su amor, vivir en una alegría, que ya no se nos puede quitar”.
    Entiendo yo que esta paulatina transformación se experimenta mejor uniéndose a la oración oficial de la iglesia, La Liturgia de las Horas. Precisamente puede descargarse de Internet una aplicación para móvil del Centro de Pastoral Litúrgica (CPL) en catalán, gratuíta.
    Android: https://play.google.com/store/apps/details?id=cpl.cpl
    IPhone: https://itunes.apple.com/us/app/litcat-cpl/id1283136025?l=es&ls=1&mt=8
    Y en castellano: https://liturgiadelashoras.github.io/
    Nota 1 “La fundamentación teológica de la Oración y la Liturgia” que. Junto con otros está recogido en el libro “La fiesta de la fe- Ensayo de Teologia Litúrgica”.- Card- Joseph Ratzinger. Editorial Desclée de Brouwer, S.A. 1999, asequible en internet como pdf Muy recomendable

Escriu el teu comentari