Réplica de Mn. Xavier Moretó i Navarro a Germinans Germinabit
19159
single,single-post,postid-19159,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-4.10,vc_responsive
 

Germinans: excomunió a la vista?

09 Feb Germinans: excomunió a la vista?

 

Germinans: excomunió a la vista?

 

Darrerament m’ha arribat la notícia de que han iniciat contra vosaltres un procés d’excomunió. No m’estranya. De fet, fa temps que no esteu en la comunió de l’Església. Una crítica tan àcida, tan destructiva com la vostra, que mostra un complex de superioritat tan marcat, no pot encaixar en el si de l’Església. Si la denúncia prospera serà beneficiós per a tots els “addictes” que heu anat deixant pel camí, persones normals, cristians convençuts, que han caigut en el vostre parany: pensar que la vostra crítica és bona per a l’Església, que és constructiva. I sobretot serà bona per a tots aquells als qui ataqueu, entre ells els mossens que també han quedat “enganxats” pel sol fet que un dia van sortir en la vostra pàgina i ara miren cada dia a veure si hi tornen a sortir, patint pel que dirà la gent, la seva gent. Un autèntic Calvari, que, de ben segur, afecta a la seva tasca pastoral…
És possible que aquesta notícia us hagi “tocat” d’una manera especial i que aquest sigui el motiu pel que ara sou més agressius que mai en els comentaris de la vostra pàgina web, especialment amb els bisbes i amb els qui podrien ser-ho properament. Esteu aprofitant al màxim el temps que us queda de vida?
Jo us puc assegurar que –de prosperar l’excomunió–, si torno a veure al vostre col·laborador –o espia de la meva parròquia, que sé perfectament qui és– el faig fora immediatament. Si no està en la comunió de l’Església, no el vull en la parròquia, així de clar, i a tots vosaltres us podran fer el mateix, inclosos els mossens.
Ja veurem si des de fora teniu les mateixes ganes de criticar i destruir la bona fama de les persones. Si més no, ningú us farà cas. Ja no tindreu el paraigües de l’Església.
Us auguro un gran futur. Felicitats! Us ho heu guanyat a pols…

 

Xavier Moretó, rector de Sant Ignasi

 

 

8 Comments
  • Anónimo
    Publicat 17:29h, 12 febrero Responder

    Prego per a què aquesta VERGONYA que és Germinans desapareixi aviat!!

  • Anónimo
    Publicat 21:08h, 12 febrero Responder

    Qué miedo da usted con sus amenazas, señor párroco.
    No sé si podré dormir esta noche….
    En fin, hay delirios que se comentan por sí solos…

  • Josete
    Publicat 23:24h, 12 febrero Responder

    A mi me han acogido Germinans cmo nadie lo habia hecho antes…y me han hecho regresar mi vida a Cristo.

  • Dom Xisc
    Publicat 02:49h, 13 febrero Responder

    Dius que germinans critica, però tu no fas sinó criticar-los a ells.

  • Anónimo
    Publicat 09:34h, 13 febrero Responder

    En Germinans se critica, se juzga, se insulta, se ridiculiza, se siembra división en la diócesis. ¿Puede ser cristiano algo así?

  • Juan Puyol
    Publicat 14:59h, 13 febrero Responder

    Y me siento avergonzado como cristiano porque la Iglesia acoja y dé funciones en ella a xenófobos como Vd. sin tomar medidas para impedirlo. Así nos va. Con perdón de su coronilla, ¿no le da vergüenza ser semejante fanático excluyente? Yo desde luego, me siento avergonzado.

  • Marta
    Publicat 18:50h, 13 febrero Responder

    Excomunió latae sententiae per a tu Xavier Moretó.

  • FRANCISCO
    Publicat 19:15h, 13 febrero Responder

    Mi casa será llamada casa de oración para todas las naciones.—Isaías; 56, 7

    Pero ustedes han hecho de ella una cueva de ladrones—Jeremías; 7, 11

    Del santo Evangelio según san Juan 2, 13-25
    Se acercaba la Pascua de los judíos y Jesús subió a Jerusalén. Y encontró en el Templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas en sus puestos. Haciendo un látigo con cuerdas, echó a todos fuera del Templo, con las ovejas y los bueyes; desparramó el dinero de los cambistas y les volcó las mesas; y dijo a los que vendían palomas: «Quitad esto de aquí. No hagáis de la Casa de mi Padre una casa de mercado.» Sus discípulos se acordaron de que estaba escrito: El celo por tu Casa me devorará. Los judíos entonces le replicaron diciéndole: «Qué señal nos muestras para obrar así?» Jesús les respondió: «Destruid este Santuario y en tres días lo levantaré.» Los judíos le contestaron: «Cuarenta y seis años se han tardado en construir este Santuario, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?» Pero él hablaba del Santuario de su cuerpo. Cuando resucitó, pues, de entre los muertos, se acordaron sus discípulos de que había dicho eso, y creyeron en la Escritura y en las palabras que había dicho Jesús. Mientras estuvo en Jerusalén, por la fiesta de la Pascua, creyeron muchos en su nombre al ver las señales que realizaba. Pero Jesús no se confiaba a ellos porque los conocía a todos. y no tenía necesidad de que se le diera testimonio acerca de los hombres, pues él conocía lo que hay en el hombre.

    Meditación del Papa
    Jesús expulsa del templo a los vendedores y a los cambistas. El evangelista ofrece la clave de lectura de este significativo episodio en el versículo de un salmo: “El celo por tu casa me devora”. A Jesús lo “devora” este “celo” por la “casa de Dios”, utilizada con un fin diferente de aquel para el que estaba destinada. Ante la petición de los responsables religiosos, que pretenden un signo de su autoridad, en medio del asombro de los presentes, afirma: “Destruid este templo, y en tres días lo levantaré”. Palabras misteriosas, incomprensibles en aquel momento, pero que san Juan vuelve a formular para sus lectores cristianos, observando: “Él hablaba del templo de su cuerpo”. Sus adversarios destruirán este “templo”, pero él, al cabo de tres días, lo reconstruirá mediante la resurrección. La muerte dolorosa y “escandalosa” de Cristo se coronará con el triunfo de su gloriosa resurrección. Mientras en este tiempo cuaresmal nos preparamos para revivir en el triduo pascual este acontecimiento central de nuestra salvación, contemplamos al Crucificado vislumbrando ya en él el resplandor del Resucitado» (Benedicto XVI, 19 de marzo de 2006).

Escriu el teu comentari