Coronavirus 23 juliol 2020
21927
single,single-post,postid-21927,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-4.10,vc_responsive
 

Coronavirus 23 juliol 2020

23 Jul Coronavirus 23 juliol 2020

20200723 Sant Ignasi de Loiola

MODERNITAT

Ahir vaig llegir un article molt interessant al diari digital. Venia a dir que amb aquesta pandèmia s’està qüestionant la mateixa modernitat (o postmodernitat). Ni més ni menys! Pels qui no dominin el tema o només n’hagin sentit a parlar, la modernitat –segons diu Viquipèdia– abasta una sèrie de moviments culturals que es van desenvolupar a les societats occidentals de finals del segle xix i xx, en els camps de l’art, de l’arquitectura de la música, de literatura i el catolicisme (vegeu crisi modernista i Nova Teologia). Més tard va començar a ser utilitzada, retrospectivament, per l’autodenominada postmodernitat. La ideologia postmoderna defensa la subjectivitat individual, la llibertat personal, l’analogisme enfront del dualisme, el relativisme, l’acceptació de l’existència d’emocions, del cos físic no separat de la ment, de relacions personals i d’espiritualitat a més de la raó pura, la hibridació, la cultura popular, la creació i modificació o adaptació continuada de noves lleis i polítiques per part de l’acció ciutadana, i en general la descentralització de l’autoritat política, intel·lectual i científica. D’altra banda, desconfia de les metanarratives i del que defineix com a grans relats, els grans sistemes de coneixement teòric estructurats i presentats com a inqüestionables i inamovibles.

Déu ni do! Per pensar-hi, sens dubte. Com podeu comprovar –si heu arribat fins aquí– tot això ens toca directament a nosaltres, com a societat i com a cristians. L’article en concret parlava de la provisionalitat, la incertesa, la manca de previsió. No només no podem preveure si farem o no vacances si no que –diu l’autor– no podem fer plans de futur com, per exemple, tenir fills… Això atempta directament als principis de la modernitat (o postmodernitat) Ja no hi ha seguretat. Tot és incert. Però això és molt cristià… Com m’agrada molt de dir: “la fe no és una seguretat si no una certesa…”

Jesús ens diu: “per què us preocupeu pel que menjareu o pel que vestireu? Mireu els lliris el camp. No els falta res…” i afegeix: “no patiu pel demà. Cada jornada ja té es seus propis maldecaps!”.

Sempre m’ha semblat que un dels exemples més eloqüents en aquest sentit és la del Cottolengo de Barcelona. Atenen a nens i adolescents amb discapacitats. Seguint la seva vocació només accepten nens incurables i pobres i no demanen mai res… i no els manca mai res.  El seu lema és la providència. Res a veure amb la modernitat, certament.

Xavier Moretó, rector.

1Comentari
  • Guillermo Lázaro Gay
    Publicat 19:04h, 24 julio Responder

    LA PROVIDENCIA
    Vivir confiados a la providencia divina ¿Una opción cristiana? La belleza de los lirios del campo es efímera, y cuando se marchitan, quedan colgando se su peciolo como despojo arrugado y sin encanto alguno,. Se ha dicho que el ahorro es la menos cristiana de las virtudes. ¿Se puede decir lo mismo de la previsión? Las vírgenes que se proveyeron de reservas de aceite fueron llamadas prudentes, y las otras necias. ¿Será que una cierta previsión, un cierto ahorro, o una cierta seguridad en suma, sí que será cristiana?
    Por otra parte el ahorro tiene dos caras: Al siervo que enterró su moneda el amo se la quitó. Los que negociaron o invirtieron y ganaron , merecieron su alabanza.
    El ahorro hoy es siempre inversión, es dinero en el mercado que significa riqueza social
    San Francisco renunció a sus riquezas y con sus compañeros llevó una vida de pobreza. Predicó a los pajarillos, y su recuerdo nos ha llegado en sus «Florecillas» maravillosas. Perro no se casó. No tuvo esposa ni hijos. No pudo, por tanto condenarlos también a la pobreza y a la mendicidad. Él fue santo. Pero, casado, ¿lo hubiera sido también?.
    LA FE
    La fé no es una seguridad sino una cereza. También se lee: La fé es una certeza, una seguridad total y absoluta de que algo se va a realizar apoyándose en el poder de Dios.
    En la carta a los Hebreos se nos dice: Es, pues, la fe, la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve (RV), o La fe es garantía de lo que se espera,; la prueba de las realidades que no se ven. (JER y NBJ) o ,La fe es garantía de lo que esperamos, prueba de lo que no vemos; ( N-C) o La fe es fundamento de las cosas que se esperan, prueba de las que no se ven. (EUNSA) y aún hay más definiciones en otras biblias que no cito, y se usan palabras como sustancia, y fundamento y convicción..
    Total que hay una cierta confusión entre certeza, seguridad, garantía, fundamento de un lado y convicción y , prueba, de otro, y a este segundo grupo se incorpora cuando se buscan explicaciones las palabras evidencia y evidente que introducen aún más confusión: Porque evidencia siempre ha significado algo así como verdad que se presenta a la mente de tal manera que por sí misma y `por su claridad se acepta sin que se precisen pruebas. Pero ahora, por influencia anglosajona (y las malas traducciones), evidencia ha venido a significar precisamente, prueba, y así podrían encontrarse frases como «aunque es evidente la corrupción, no se han encontrado evidencias·».
    Independientemente de que se hable de pruebas o de evidencias, se tiende a pensar que solo las ciencias positivas pueden aportar pruebas válidas a la fe. Pero para el cristiano la certeza se obtiene no de las pruebas científicas, sino de la veracidad de un testimonio. He encontrado un ejemplo: Un ciego caminará seguro si va acompañado de una persona fiable. En el caso de la fé la seguridad que nos da la certeza será la calidad del testimonio y en nuestro caso el testimonio es Jesucristo a través de su Iglesia
    Jesucristo antes de su ascensión nos dedicó unas palabras «Dichosos los que sin ver creerán». Los cristianos creemos a través de la Iglesia, y la Iglesia no es sino un grupo de cristianos alrededor de un obispo en comunión con el de Roma. !Qué responsabilidad la del obispo¡ Por eso entristece tanto ver actitudes dudosas en un obispo.
    MODERNIDAD
    San Pío X se ocupó de sus errores en Pascendi Dominici gregis , pero suena ya a cosa muy vieja. Más modernamente, los Papas San Juan Pablo II y Benedicto XVI, antes y después de ser papa, en sus escritos sobre Fe y Razón, Fe y Cultura,etc explican perfectamente y de una forma muy clara, todos los problemas que afectan a la Iglesia y a la sociedad en la actualidad, bueno, no se si todos. Las nuevas formas de racionalismo, el relativismo, las viejas herejías resucitadas, gnosticismo, jansenismo….. Dos Papas irrepetibles que, mientras ambos vivieron se complementaron eficazmente y que hasta el final, nos han dejado un cuerpo de doctrina cuyo estudio todavía dará para muchos años. Aunque mi opinión tiene muy poco valor, me parece que han sido un magnífico regalo del Señor a su Iglesia.
    G.L.

Contestar abajo Volver