CORONAVIRUS 15 OCTUBRE 2020
22093
single,single-post,postid-22093,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-4.10,vc_responsive
 

CORONAVIRUS 15 OCTUBRE 2020

15 Oct CORONAVIRUS 15 OCTUBRE 2020

20201015 Coronavirus Sant Ignasi de Loiola

Segon rebrot de coronavirus: ànims i bona lletra!

SEGONA TONGADA

Tal com ja fa temps es preveia, ja tenim aquí el segon rebrot del virus, i no només a casa nostra sinó a nivell mundial. Tots els països estan en alerta, que no en alarma, encara… Ara per ara només Madrid està en alarma. Com recomana la OMS, millor evitar el tancament total. És l’etern dilema entre salut o economia. Encara que pugi semblar una mica cruel –i ho és– si tanquem ens protegim però també generem pobresa. A hores d’ara, molts països s’estan debatent entre morir del virus o morir de fam. Cruel però cert…

A casa nostra, la pujada del nivell de contagis ha dut a les nostres autoritats a prendre una solució dràstica: tancar bars i restaurants. És dur però s’ha de fer. Durant aquest estiu, aquests han estat els llocs preferits per la transmissió del virus. Com ja us deia en el darrer article, les terrasses han ajudat bastant a la propagació. Encara que estiguin a l’exterior, la distància no es mantenia i quan la gent està a 20 cm l’un de l’altre… El sector de la restauració ha posat el crit en el cel però no hi ha altra solució. Com diu un epidemiòleg que acabo de sentir per la tele: “no es que sigui recomanable. És que és imprescindible fer-ho…”

Certament, la pandèmia no està, ni de bon tros, sota control. La OMS, amb la seva contundència habitual, ha dit que això no ha fet més que començar… Davant d’aquesta situació plana un cop més el fantasma del desencís, el desànim i l’abatiment. Què farem si no podem sortir ha fer la xerradeta amb el familiars i amics? De nou a casa tancats… Fins quan? Però, com diu un bon amic meu, bé que hem de viure! No ens podem tancar. Hem de trobar la manera de seguir amb la nostra vida, una vida diferents, condicionada, limitada però vida a la fi i el cap. És un missatge d’esperança. Estem fets per a la vida!

Jesús ens diu a l’evangeli: “vull que visqueu i que visqueu a desdir!” i els hi deia a la gent més deixada, la més marginada i exclosa, els qui ni tan sols sortien en el cens. Podríem dir que, per el món, ni tan sols existien. “Benaurats” els hi deia. “Vostre és el Regne!” I és que la mateixa pobresa podia ser un motiu per trobar Déu. Jesús no lloa la seva pobresa –faltaria més. Seria inhumà–. El que Jesús lloa és que, des de la mancança, cerquem Déu i el trobem. Benaurats per què, de ben segur que el trobareu!

Ara, la nostra pobresa és tot això que ens està passant. Tinguem esperança i sapiguem comunicar-la. I visquem! No ens tanquem en el desencís i la por.

Xavier Moretó, rector.

 

 

 

 

1Comentari
  • Guillermo Lázaro Gay
    Publicat 16:34h, 16 octubre Responder

    LA NUEVA OLA
    Poco se puede añadir o comentar. La epidemia ha rebrotado con fuerza en todas partes. Creo que fue ayer que en el telediario de Antena 3 pusieron un gráfico de barras en el que aparecía Bélgica como líder europeo de contagios, y España en sexto o séptimo lugar. En otro gráfico aparecía Navarra como el lugar con más contagios de España por encima de Madrid y de Cataluña. Hoy, en La Vanguardia, viene una tabla de las medidas efectivas tomadas en Madrid y en Cataluña. En vano he tratado de ver si se podían atribuir las diferencias a algún específico “hecho diferencial”. Lo que he visto es que el nombre, de nuevo, no hace a la cosa y que no hay gran diferencia entre estado de alarma o simples medidas coercitivas. Cuando la política se mete por medio todo lo distorsiona, y como en la guerra, la primera víctima es la verdad.
    SEGUIR VIVIENDO
    Los confinamientos, sean en la cárcel o en la casa (que, afortunadamente, casi nunca es equiparable), pueden ser fecundos. Si se dispone de una terraza adonde salir y poder levantar la vista al cielo, la calle casi es prescindible. Es un tiempo de reflexión, de información, de explorar otras fuentes distintas de las habituales. Más arriba he descubierto las mías, que tengo por más centradas, aunque también hojeo los titulares de otras que me parecen más … partidistas. Saber nunca estorba. Aunque no sé si la cuantía absoluta o relativa de la subvención puede servir como criterio de verdad. Por si acaso, nadie la confiesa.
    Poder opinar sobre las cosas, y procurar hacerlo desde la inteligencia, sin dar espacio al sentimiento, es un logro muy satisfactorio. Como escribió en 1934 un político ya olvidado, con el que, por casualidad, en internet, buscando otra cosa, tropecé, “miles y miles de primaveras se han marchitado, pero 2 y 2 siguen sumando 4, desde el principio de la Creación”. Poner la razón por encima del apego de los sentidos da lugar a pensamientos de recorrido más elevado que rebasan la sórdida lucha por un puñado de votos.
    También hay más tiempo para rezar. Y para descubrir la oración si se está todavía aprendiendo. En los Laudes en castellano del día 15, fiesta de Sta. Teresa de Jesús, figura como Himno una preciosa y conocida poesía de la santa “Qué queréis, Señor de mí”, demasiado larga para transcribirla, pero fácil de encontrar, que es toda ella una oración básica de disposición, de abandono a la voluntad de Dios. Ahora recuerdo, de cuando era joven, un libro que había por casa que se titulaba “Sí Padre”. Era un libro de espiritualidad de un autor que no recuerdo, que basaba todo en la aceptación de la voluntad divina. Ver nota.
    En este continuo ajetreo del día a día, casi me atrevería a decir que un cierto confinamiento, sea impuesto, o voluntario, casi es una bendición de Dios. Puede ser como la pequeña explanada que antecede, en el bosque, a la bifurcación de caminos, que invita a pararse a reflexionar. O el alto ante la fuente que brota, inesperada y rumorosa, entre unas rocas, en la revuelta del sendero. Pararse y pensar: qué lujo, qué don. Qué alternativa más tentadora, a la charla ante la cerveza y las gambas. Aunque, si es posible, todo está bien. Con la mascarilla puesta.
    G.L.
    N.B. ¡Qué maravilla Internet He reconocido la tapa del libro en rústica: “Sí Padre”, de Ricardo Graf. No recuerdo si me gustó o no.

Escriu el teu comentari